martes, 1 de noviembre de 2011

CULTIVO DE PIMIENTOS Y AJIES EN CHILE


El pimiento pertenece a la familia de las solanáceas cuyo nombre científico es Capsicum annuum L.
Es una planta herbácea y perenne de ciclo anual. Su porte puede variar desde los 0,5m. hasta más de 2m.
Su hábito de crecimiento es limitado y erecto. A partir de la cruz emite 2 o 3 ramificaciones y continúa ramificándose dicotómicamente.
Su sistema radical es pivotante y profundo con numerosas raíces.
La hoja es entera, lampiña y lanceolada, con un ápice muy pronunciado y un peciolo largo y poco aparente. El haz es liso y brillante, suave al tacto y de color verde más o menos intenso.
El nervio principal parte de la base de la hoja al igual que las nerviaciones secundarias que son pronunciadas y llegan casi al borde de la misma.
La inserción de las hojas es de forma alterna y su tamaño es variable existiendo cierta correlación entre el tamaño de la hoja adulta y el peso medio del fruto.
Las flores aparecen solitarias en cada nudo del tallo. Son pequeñas y constan de una corola blanca.
El fruto es una baya hueca de color variable, semicartilaginosa y deprimida.
Las semillas se encuentran insertas en una placenta cónica de disposición central. Son redondeadas, ligeramente reniformes, de color amarillo pálido y con una longitud variable de 3 a 5mm.
El manejo de los factores climáticos es fundamental para el correcto seguimiento del cultivo.
Es una planta que no soporta heladas ya que exige un clima cálido o templado. 
La temperatura mínima para germinar y crecer es de 15ºC mientras que para florecer y fructificar es de 18 oscilando las temperaturas óptimas entre los 20 y 26ºC.
La coincidencia de bajas temperaturas durante el desarrollo del botón floral da lugar a la formación de flores y frutos con alguna anomalía. Por otro lado, las altas temperaturas directamente provocan la caída de flores y frutitos mientras que los saltos térmicos ocasionan desequilibrios vegetativos.
En cuanto a luminosidad es una planta muy exigente, sobre todo en los primeros estadíos de desarrollo y en floración.
La humedad relativa óptima oscila entre el 50 y el 70%. Si la humedad es más elevada, origina el desarrollo de enfermedades en las partes aéreas de la planta, y dificulta la fecundación. Por el contrario, si la humedad es demasiado baja y coincide con altas temperaturas, se produce la caída de flores y frutos recién cuajados.
Requiere de suelos profundos, sueltos, ricos en materia orgánica y con buen drenaje. Ya que es una planta muy sensible a la asfixia radicular.
No es muy sensible a la acidez del suelo, adaptándose bien a un rango de pH entre el 5,5 y el 7.
Es una especie de moderada tolerancia a la salinidad tanto del suelo como del agua de riego.


http://vimeo.com/31030901                   

El pimiento (Chile, ají, morrón) se siembra en semillero en los meses de febrero-marzo en el hemisferio norte y aproximadamente 2 meses después se trasplanta en un suelo aireado y rico en materia orgánica. En el trasplante las plántulas se deberán colocar en línea separadas unos 40 o 50cm. entre plantas y unos 60 o 70cm. entre líneas.
Es una planta exigente en temperatura y luminosidad. La humedad relativa óptima para el pimiento (Chile, ají, morrón) oscila entre el 50 y el 70% y los suelos han de ser preferiblemente franco-arenosos, profundos, ricos en materia orgánica y bien drenados.
Los marcos de plantación más utilizados son de 1x0.5m. Aunque en algunos casos podrían disminuirse hasta conseguir densidades de plantación de 3 plantas/m2.
El riego ha de ser moderado y constante y preferiblemente mediante goteo debido al posible desarrollo de hongos.
El aporcado es una técnica que se utiliza en este cultivo. Consiste en amontonar tierra, la cual va a cubrir el cuello de la planta mejorando así, la sujeción de la planta al terreno, la emisión de raíces adventicias y evitando el contacto directo de los tallos con el agua de riego.
También se lleva a cabo el entutorado para evitar que las plantas se tumben o se rompan los tallos debido al peso de los frutos. 
Hay dos sistemas de entutorado, el tradicional que consiste en colocar hilos de polipropileno que se unen entre sí haciendo una red mediante la cual se sujetan las plantas y el holandés en el que cada uno de los tallos dejados a partir de la poda de formación se sujeta al emparrillado con un hilo vertical que se va liando a la planta conforme va creciendo. 
Con la poda se delimita el número de tallos a 2 o 3. Se deben eliminar tanto las hojas como los brotes que queden por debajo de la cruz. También es recomendable quitar las hojas senescentes y las enfermas.
Al final del ciclo productivo se lleva a cabo el despuntado de las plantas y el aclareo de hojas para facilitar la maduración de los frutos que quedan.
También es recomendable eliminar el fruto que se forma en la primera cruz para obtener frutos de mayor calibre, uniformidad y precocidad lo cual supondrá un mayor rendimiento. 
La flor tiene un sistema reproductivo que varía en función de la especie y variedad lo cual nos lleva a numerosas situaciones intermedias entre la autogamia y la alogamia y su cuaje está ampliamente condicionado por la temperatura.
El pimiento (Chile, ají, morrón) es una planta muy exigente en nitrógeno durante las primeras fases del cultivo, en fósforo cuando aparecen las primeras flores y durante el período de maduración de las semillas, en potasio para conseguir precocidad, coloración y calidad en los frutos y en magnesio durante la maduración.
Las principales plagas son la mosca blanca, el pulgón y los trips. Se utilizan para su control biológico enemigos naturales depredadores, parasitoides o fauna auxiliar autóctona.
Las principales enfermedades son la Podredumbre blanca, la gris y la blanda, la Tristeza y la Sarna bacteriana.
La época de recolección dependerá de la variedad, siembra y clima siendo por lo general en la época cálida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada