domingo, 29 de junio de 2014

Mitos sobre el aceite de oliva


Mitos sobre el aceite de oliva

                     Aceite de oliva
1) Si es verde e intenso es bueno.
FALSO: El color verde de la oliva y el fuerte olor a aceitunas no son parámetros que se deben tener en cuenta para evaluar la calidad del producto. El aceite de oliva debe tener un color que varíe ente el amarillento y verde, y su gusto debe ser frutado y preferentemente amago, picante. La calidad del aceite de oliva depende de varios factores que podrían resumirse en tres puntos principales: la calidad de la aceituna que llega a la fábrica, el proceso de extracción en sí mismo y la conservación posterior a su extracción.

2) Añejado suma facultades.
FALSO: Cuanto más nuevo, mejor. El proceso de envejecimiento de un aceite de oliva se inicia en el mismo momento en que se obtiene, y con él se van perdiendo paulatinamente sus cualidades organolépticas y también algunas cualidades nutricionales relacionadas con sus componentes menores.

3) No sirve para freír.
FALSO. El aceite de oliva no sólo sirve para freír, sino que es más conveniente Su estabilidad a altas temperaturas es mayor que la de muchos aceites por lo que le permite mantener su calidad nutritiva La fritura con aceite de oliva permite la obtención de alimentos con una composición más equilibrada en ácidos grasos.

4) Se debe conservar en envases transparentes.
FALSO. Por lo general el aceite de oliva se ofrece en botellas transparentes, cuando en realidad éstas deberían ser opacas para evitar o retardar el proceso de oxidación natural que genera la luz. En lo que respecta a la temperatura, debe conservarse en un lugar fresco a una temperatura moderada y constante, entre los 15 y los 20 grados.

5) El virgen, solo para ensalada.
FALSO: Existe la creencia de que los aceites vírgenes, al ser más aromáticos que los refinados, se deben usar solo para aliñar en crudo. Pero por su origen y procesamiento, tienen más cuerpo y sabor y se pueden utilizar para frituras y procesos de cocción ya que se degradan mucho menos con el calor y sus sabores y aromas mejoran el resultado final.


6). No engorda. FALSO.
Tiene 9 calorías por gramo, las mismas que cualquier otro aceite, como el de maravilla.
7). Mientras más fresco, mejor. VERDADERO.
Recién envasado es mejor. “Un aceite mantiene sus propiedades organolépticas por casi 2 años. Mientras más tiempo pasa, disminuyen”, dice Verónica Barros, gerenta de marketing de Las Piedras, un aceite de oliva extra virgen de la Región del Maule que el año pasado volvió con 5 medallas de la LA County Fair, en EE.UU.
8).  Evita enfermedades cardiovasculares. VERDADERO.
“Es beneficioso porque tiene un alto grado de grasas monoinsaturadas, que bajan los niveles del colesterol malo y aumentan el bueno, protegiendo las arterias”, dice la nutricionista Vanessa Vega. Además, es rico en polifenoles, antioxidantes que ayudan a prevenir el cáncer.
9)  El mejor aceite de oliva es el extra virgen. VERDADERO.
Es el de máxima calidad, ya que es el primer aceite que se extrae de las aceitunas. Los demás se sacan de la segunda o tercera prensada.

¿Sabías que...?
* La importancia de consumir aceites vegetales se debe, en gran parte, a que son una valiosa fuente de grasas indispensables para nuestro organismo, de algunos tipos de vitaminas como por ejemplo la E y otros compuestos benéficos para la salud.
* Los aceites vegetales presentan una composición variada dependiendo de su origen, siendo el aceite de oliva, y principalmente el extra virgen, uno de los más interesantes no sólo por su perfil nutricional sino también por su distintivo sabor.
* El aceite de oliva virgen es aquel obtenido exclusivamente por procedimientos que no lo alteran, partiendo de aceitunas sanas recién recolectadas en su punto óptimo de maduración.
* Es 100% natural, ya que no posee agregado de aditivos ni conservantes.
El aceite de oliva es amigo del corazón y de tu salud: el aceite de oliva aporta predominantemente ácidos grasos monoinsaturados que actúan sobre el metabolismo de las grasas, ayudando a proteger al corazón y los vasos sanguíneos.
Su consumo regular, en el contexto de una dieta variada, puede reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular por su contenido en omega 9, disminuyendo tanto el colesterol total como el LDL (conocido como colesterol malo) y sin modificar los niveles de HDL (conocido como colesterol bueno).
También hay componentes menores como los polifenoles, que han demostraron, tener propiedades antioxidantes.
El aceite de oliva tiene diferentes usos culinarios: puede ser un clásico aderezo para ensaladas, formar parte de una preparación o ser usado para freír. También se lo puede utilizar como reemplazo de los condimentos grasos, como mayonesa o manteca. Además, un chorrito de aceite de oliva extra virgen en el pan de un sándwich, no solamente le da sabor, sino también un extra de ácidos grasos monoinsaturadas.

                        | Aceitunas

lunes, 23 de junio de 2014

ARG. AÑO DIFICIL


Olivicultura: cosecha diezmada

Por el daño que provocó el clima, este año se va a elaborar 

90% menos aceite de oliva que en una temporada normal. 

Temen por el cierre de establecimientos industriales.



imagen
con la cosecha de las últimas aceitunas para molienda, culminó la semana pasada -en prácticamente todos los olivares mendocinos- uno de los ciclos de más escaso movimiento de los últimos años. Con los resultados en mano, según algunos referentes, el sector industrial más que concentrarse en los negocios de la temporada se aprestaría a evaluar seriamente la posibilidad no volver a operar.  
Según datos de IDR, para esta temporada se esperaba contar con una cosecha de 28.277 toneladas, de las cuales 10.347 toneladas corresponderían a la variedad Arauco, 6.811 toneladas a la variedad Arbequina, 3.020 toneladas a la variedad Empeltre y el resto a otras variedades con 8.097 toneladas. Con esta estimación, ya se esperaba una reducción del 65%. Sin embargo, desde la actividad, aseguran que se estaría muy por debajo del pronóstico. 
Un año muy pobre
Armando Mansur, titular de la firma Olivares de Don Ignacio, establecimiento que produce aceite de oliva en la planta situada en La Libertad, departamento Rivadavia,  asegura que “este año hemos tenido una de las peores cosechas de los últimos veinte años. La aceituna que llegó a las fábricas de la zona Este de la provincia para la elaboración de aceite de oliva no ha superado el 10% de lo que procesamos el año pasado”.
Mansur, que preside la Asociación Olivícola de Mendoza (Asolmen) apunta, por otra parte, que las conserveras “han trabajado una proporción mayor, porque algunas variedades que normalmente tienen por destino laelaboración de aceite, como es el caso de Farga, Nevadillo y Empeltre han ido a los establecimientos que hacen conserva, porque la fruta con ese destino ha tenido un precio más interesante para el productor”. En cualquier caso, advierte que la crisis del sector es muy profunda y que se va agudizando.
Guillermo Zaina, cuyo establecimiento situado en Rodeo del Medio (Maipú) se especializa, precisamente, en ese segmento del negocio, aclara que, de todos modos, “no creo que hayamos llegado al 40% de un año normal. He venido haciendo un sondeo informal entre algunos colegas y muchos han hecho menos de un tercio de la aceituna en conserva que elaboran habitualmente. A las fábricas ha ingresado, en promedio, entre 30% y  35% de un año normal”.
Marcos López, titular del establecimiento Eliá, que elabora aceites de oliva en su planta ubicada en Las Heras, maneja la producción de distintas explotaciones, ubicadas en Maipú, Lavalle y en el sur de San Juan. “En Lavalle el daño fue muy grande. Hay fincas donde prácticamente no hubo aceitunas y son propiedades que están bien trabajadas”, asegura López. 
Y agrega: “Es cierto que la crisis de precios que venimos teniendo hace que los cultivos se trabajen cada vez menos, por lo que cualquier inclemencia climática cobra mayor gravedad, pero este año el daño ha sido parejo, en fincas bien o mal trabajadas. De hecho, en algunas zonas el problema ha sido extremadamente grave, como en Lavalle y en el sur de San Juan. Las fábricas elaboradoras de aceite que están instaladas en el norte de Mendoza, tuvieron que traer la aceituna de otro lado, porque prácticamente no hubo producción este año en esa zona”. 
Producción en caída
Para varios referentes, el problema de la falta de materia prima es común a varias regiones productoras del país. 
“El problema ha sido en todas las provincias productoras”, aclara Armando Mansur, que preside también la Federación Olivícola Argentina (FOA). Por eso, en el ámbito de la entidad nacional, algunos estiman que Argentina puede llegar a producir este año cerca de las 10.000 toneladas de aceite de oliva, aunque este podría ser un cálculo demasiado  optimista. Personalmente, Mansur cree que ese volumen va a ser más bajo todavía. Cabe apuntar que, en un año con producción normal de aceitunas, el país puede llegar a obtener alrededor de 30.000 toneladas de aceite.
Marcos López, en tanto, interpreta que “en las provincias del Norte hay fincas más grandes y problemas más graves de cosecha y así como en Mendoza se han derivado variedades aceiteras a conserva, allí se ha dado a la inversa y gran parte de la producción fue a elaboración de aceite”. 
Así evitaron el alto costo de la cosecha manual y optaron por la más económica recolección mecanizada, apta para el fruto que va a molienda. De todos modos, arriesga López que “la producción de aceite de este año no sé si podría rondar las 7.000 u 8.000 toneladas”.
Mansur dice que “en mi establecimiento, sobre 300 toneladas de aceite que hago todos los años, hoy llevo elaboradas poco más de 20 toneladas, por lo que no llego al 10% de mi producción promedio todavía, y considero que estoy moliendo bien en relación con otras empresas”. Es que en Mendoza muchas fábricas han visto reducida aún más su actividad, o directamente no han molido aceitunas este año.
El escenario comercial
López recuerda que Argentina es un país netamente exportador de aceite de oliva y como tiene menos del 1% de la producción mundial, no puede desanclarse del bajo precio internacional que fija España, que este año ha tenido la mayor producción de todos los tiempos: 1.758.000 toneladas de aceite de oliva. 
Por otra parte, López considera que “si volcáramos toda la producción en el mercado interno, sobraría aceite. Entre lo que hay en stock y la producción de este año, sobra aceite para el consumo nacional, de manera que el precio internacional sigue siendo referencia”.
De hecho, según los consultados, el precio al que se comercializa en el mercado interno también está atado a la suerte del valor en el mercado externo. Es que, si bien la importación de aceite de oliva tiene un derecho compensatorio del orden del 31,5%, con niveles de producción europeos y con esos precios en baja, si se sube el precio en el mercado nacional a los proveedores les convendría importar.
El precio tiene techo
El tope impuesto al precio por el mercado internacional siempre termina repercutiendo en el eslabón de la producción primaria o en el industrial, en cuanto se sale de ciertos parámetros. 
En ese sentido, Mansur dice que “hubo alguna fábrica de aceite que pagó el kilo de aceituna a $ 3,50 y quedó fuera del mercado. En general, todo el mundo se ha retraído, el que está comprando es porque tiene un negocio puntual del turismo, por ejemplo, y puede pagar esos valores porque vende el litro de aceite de oliva a 90 pesos”.  
Lo cierto es que la aceituna aceitera partió de un valor referencial de $ 3. “Nadie pagó menos, porque no se le puede decir a un productor que va a cobrar $ 2,40 pero en realidad, toda la vida se ha pagado de 30 a 32 centavos de dólar, y ese valor, a $ 8 el dólar, son $ 2,40 o $ 2,50” razona.
López, por su parte, advierte que “a más de $ 2,50 el kilo, al industrial no le cierra pero no se ha pagado menos de $ 3 el kilo y con un rendimiento bajísimo, porque además es un año atípico por las lluvias”.
Por la aceituna para conserva se pagó 7 pesos el kilo en promedio, un poco por debajo al contado, y un poco por encima en los casos en que los plazos se extendieron más de lo normal.
Las consecuencias
Guillermo Zaina revela que las consecuencias de esta situación no se han hecho esperar. Asegura que varios establecimientos tomaron la decisión de suspender personal, porque es un año muy complejo. 
“La temporada de conserva se estiró un poco, hasta mediados de mayo, tratando de ingresar la mayor cantidad de aceitunas posible. A partir de ese momento comenzó una melesca, que es la recolección de los frutos maduros de la variedad Arauco, para atender un nicho de mercado con un producto de alto valor pero, como es muy pequeño, no tiene mayor incidencia en la economía de las fábricas”.
Por su parte, Marcos López  confiesa que “a mí no me preocuparía tanto que un año como éste una fábrica no trabaje porque no hubo producción. Lo que realmente me preocupa es que algunas fábricas no van a volver a abrir, porque no hay perspectivas favorables a mediano y largo plazo”.
Productores al límite
En cualquier caso, todos coinciden en que el que siempre está peor parado es el productor, porque tiene menos capacidad de negociación. “Tiene, a lo sumo, un par de semanas para negociar y el industrial no puede negociar por encima de sus costos y el precio de referencia del mercado.  No se le puede pedir que pague un precio que no le permita tener una rentabilidad mínima”, reflexiona López.
Admite que este año, el problema más grave, que está detrás de la mala cosecha, es que no hay capital de trabajo ni incentivos para recuperarse del mal año, pero tampoco hay un panorama positivo hacia adelante porque no hay variables que acompañen. 
“Una cosa es un año malo con una perspectiva razonable y otra cosa es un año malo con una perspectiva negativa. Esto último hace que el productor directamente abandone el cultivo y un olivar abandonado es un cultivo que no se recupera nunca más”. 
Por eso Guillermo Zaina recuerda que “siempre hemos hecho hincapié en que el Gobierno tiene que hacer un esfuerzo para ayudar al productor, porque sin aceitunas, no hay ni fábrica de aceite ni de aceitunas en conserva”.
Según el IDR, en Mendoza, del total de la superficie implantada con olivo, 20.646 hectáreas, sólo el 78% se encuentra en estado productivo. 
Hay problemas en el mercado interno
El empresario Marcos López asegura que hay una gran dispersión en la cadena de valor, lo que hace que el sector de la producción primaria y el de la industria reciban una parte menor del precio que paga el consumidor y la mayor parte quede en el circuito comercial.   Por otra parte, Armando Mansur advierte que “en el mercado interno tenemos un sustituto, el aceite de girasol, que tiene una ayuda importante”. 
Explica que con el 1,2% de las retenciones a las exportaciones de granos y subproductos se ha formado un fideicomiso público-privado para ayudar a sostener un precio bajo del producto en el mercado interno. Asegura que “eso les permite a las fábricas recuperar el equivalente al 50% del precio que tiene en góndola el aceite de girasol. Si tiene que valer $ 16, en góndola vale $ 8, y los otros $ 8 se los pone el fideicomiso.
Por otra parte, y retomando el problema de la gran dispersión de precios que hay en la cadena de valor y no por culpa de los productores o de los industriales, Zaina revela que “la aceituna en salmuera, de primera calidad y de buen tamaño, salida de fábrica, tiene un precio de $ 15 el kilo y uno va a cualquier mercado y una bandeja con cien gramos, cubierta con un film de polietileno, sin marca ni etiqueta, cuesta al consumidor, $ 15. Entonces, uno se  pregunta: cómo le explico al productor al que le pagué 7 pesos por kilo de materia prima, que no soy yo el que vende a 150 pesos el kilo”.
El sector solicita medidas 
Reintegros a las exportaciones e incremento en los gravámenes a la importación de aceite de oliva, y financiamiento blando para el sector, son algunas de las medidas urgentes que solicita la Federación Olivícola Argentina (FOA). 
Entienden que constituyen un paliativo para poder sortear la complicada coyuntura sectorial y que tendrán un alto impacto positivo para el sector, con un costo mínimo para el Estado.
La entidad nacional solicita “se otorgue al aceite de oliva envasado y a granel un reintegro a las exportaciones del 6%, lo que representa un aporte importante, aun cuando no compense los enormes subsidios europeos a la actividad, que están en el orden del 48% del valor internacional del producto”.
Al mismo tiempo pide “evaluar la factibilidad de, en el marco de las negociaciones con Brasil, elevar el Arancel Externo Común para el aceite de oliva virgen del 10% al 14% para un cupo de toneladas que surja del promedio de exportaciones de los últimos 5 años”. 
En otro orden, reclama la declaración de emergencia económica, préstamos a tasa subsidiada y disminución de aportes patronales.

ARGENTINA: Verde oliva



Verde oliva

Junto con Mendoza, Catamarca, La Rioja y San Juan, Córdoba es pionera en la olivicultura en la Argentina. Las plantaciones de la provincia apuestan a la calidad y producen un aceite que honra la tradición nacida, siglos atrás, en el siglo XVI, de la mano de los primeros conquistadores españoles.



La llamamos “la provincia mediterránea”, porque está en el corazón del país sin costas a la vista. Pero ese nombre bien se le podría aplicar por motivos que recuerdan al otro Mediterráneo, motivos que remiten a la riqueza del suelo y el calor del sol, los dos factores que combinados dan vida a extraordinarios productos de la tierra. Entre ellos las aceitunas que convierten a los países del sur de Europa, en todo el arco que va de España a Grecia, en productores y exportadores de los mejores aceites de oliva del mundo. Pero no son los únicos: en los últimos años, la producción argentina logró no sólo un aumento en cantidad, sino sobre todo un salto en calidad que hoy se traduce en plantaciones orgánicas y variedades premium dispersas en varias provincias, del Noroeste a Río Negro, pasando por San Juan y Mendoza. Y Córdoba, que si bien está entre las últimas de la lista por el número de hectáreas consagradas a los olivares, juega de local en materia de calidad y atrae a los viajeros aficionados a la buena mesa por su infraestructura turística y sus fincas orgánicas.
Cajones de aceitunas cordobesas recién cosechadas, listas para pasar a prensado en frío.
PRIMERA Y DECIMA Nuestro país, décimo productor mundialde aceitunas en conserva, es el segundo de América después de Estados Unidos. Pero en materia de aceite de oliva, es el primero del continente, aunque la producción local represente una porción muy pequeña –menos del uno por ciento– del total mundial. Córdoba en particular tiene unas 5500 hectáreas dedicadas a los olivares, que se concentran en los departamentos de Cruz del Eje, Pichanas, San Marcos e Ischilín, beneficiados por su clima templado seco con vientos cálidos del norte y vientos frescos procedentes del sur.
La latitud cordobesa la ubica entre las provincias más tempranas a la hora de la cosecha, que comienza a fines de enero y sigue hasta mediados de mayo. Y con un diferencial particular, ya que alrededor del 60 por ciento de la producción en la provincia tiene certificación orgánica.
Hasta ahí llegan los datos que mueven a la curiosidad del viajero y viajan consigo en la valija: porque el siguiente paso es práctico, y es el que lleva a recorrer las rutas provinciales para conocer los olivares y la producción del aceite de oliva de primera mano. El recorrido puede comenzar en Cruz del Eje, donde se organiza cada año en la primera quincena de febrero la Fiesta Nacional del Olivo, además de exposiciones de agroindustria que incluyen al noble árbol de milenaria historia procedente de Medio Oriente. Aunque hoy sea menos masiva, esta fiesta es anterior a las muy populares de Cosquín y Jesús María, y revela la sólida tradición de la producción aceitera en tierra cordobesa.
En la región se pueden recorrer los olivares y visitar las distintas industrias aceiteras, donde se brinda degustación y una explicación del proceso deelaboración de los aceites extra virgen y orgánicos. De hecho, en Cruz del Eje se encuentra el mayor olivar de Sudamérica en un solo bloque, con unas 1200 hectáreas en producción, y sus numerosas fincas conforman una interesante Ruta del Olivo provincial que incluye a localidades como San Nicolás y Paso Viejo, ideales para disfrutar del turismo rural. Entre las principales productoras se encuentran Soliva, Cuenca del Sol, Roberto Alvarez, Olivares San Nicolás y Fábrica La Cartuja, que ofrecen degustaciones de aceitunas y aceites, demostraciones de elaboración y visitas guiadas a las plantaciones.
La cosecha se realiza en el punto de “envero”, cuando la oliva pasa de verde a negro.
TRASLASIERRA El otro foco productivo olivícola está en el valle de Traslasierra, esa cinta al pie de las montañas que vincula San Luis con Córdoba entre paisajes de un verde excepcional. Una de las fincas más conocidas en esta región que une sus distintas localidades a lo largo de la RP14 es Olium, que cultiva aceitunas con métodos orgánicos sobre más de 20 hectáreas. Todo el proceso se realiza in situ: la cosecha a mano en el momentoideal de madurez del fruto; la recepción y el lavado de las olivas; la molienda y el batido en frío que darán el primer aceite. El último paso es la extracción, cuando se separa el aceite del resto de la fruta. Olium ofrece visita a las instalaciones, explicación del proceso de obtención de un aceite extra virgen, degustación de productos y venta directa al visitante. Aquí se elabora un aceite multivarietal con predominante de Arbequina, de equilibrado sabor frutado herbáceo.
Siempre en el valle de Traslasierra, se puede visitar también Sierra Pura, una finca de 42 hectáreas que nació en el año 2004 y hoy cuenta con más de 12.500 olivos plantados y alimentados gracias a un sistema de riego por goteo que lleva hasta las plantas el agua procedente de las vertientes y arroyos de las Sierras de los Comechingones. Aquí también el proceso completo se realiza en el lugar, desde la recolección de las aceitunas en el envero –el momento preciso en que cambian de verde a negro– hasta el almacenamiento, pesado y tratamiento en planta, donde los frutos se someten al método de extracción en frío y finalmente a un proceso de centrifugado que dejará el aceite listo para la decantación y el embotellado. En Sierra Pura, que está desarrollando un auténtico programa de “oleoturismo”, se ofrece una visita guiada gratuita a la plantación, que los responsables de la finca describen como una “experiencia multisensorial” de unos 50 minutos de duración. Después del recorrido, hay una cata en la que guías especializados enseñan a reconocer los diferentes sabores del aceite de oliva y recomiendan los maridajes para cada variedad. Para quien nunca la haya realizado, una cata de aceite de oliva es una experiencia a la que vale la pena animarse: después de esa primera experiencia, se podrá reconocer la riqueza aromática y de sabores de cada varietal como nunca antes, distinguiendo con mayor facilidad la calidad del aceite y las “notas” que va soltando poco a poco en la degustación.


sábado, 14 de junio de 2014

ACEITUNAS BERNAL


Oleonatura. Vídeo corporativo.


Vídeo corporativo ACESUR



Video Corporativo ArteOliva


Declaración de Jaén sobre los efectos saludables del aceite de oliva (CIAS 2008)


I+D+i aceite de oliva



Proyecto ReTCETEC CIENCIA Y TECNOLOGIA



https://www.youtube.com/watch?v=XD4_INyLeGs&list=UUJd9WttPgEoBpXB1LktRVzQ

TV - C5N - ACEITUNAS, ALIMENTO SALUDABLE


jueves, 5 de junio de 2014

Chile Paraiso del Olivo


Fundo Olivo Peru - El Aceite de Oliva -

Acceso Restringido -

 Lunes 12-08-13 Fundo Olivo Peru - El Aceite de Oliva - 

Plus TV HD 720p

El "Aceituning Tour" nos descubre los beneficios de consumir aceitunas




Aceite de oliva



Aceite de oliva - La Rioja


Mendoza capta la audiencia de la Televisión española

El programa televisivo de viajes “Españoles por el Mundo”, que recorre todos los continentes contando la vida de ciudadanos de la península ibérica, estuvo en Mendoza y dio a conocer nuestros productos turísticos más emblemáticos.
“Situada a los pies de los Andes, la provincia de Mendoza es sinónimo de vino, de hecho, aquí se produce el 70% del mosto de uva argentino…”. Así comienza el relato de Luis Calero reportero estrella de “Españoles en el mundo” quien estuvo recorriendo los productos turísticos de mayor demanda de la provincia y contando las historias de algunos ciudadanos españoles que eligieron Mendoza como destino para vivir e invertir.

“Españoles por el mundo” es un programa líder del prime time de la televisión de España y cuenta con más 3.000.000 espectadores y tras visitar, en cinco años, 205 destinos y 106 países, llegó a la provincia y mostró al público ibérico el turismo aventura del Cerro Arco y la vitivinicultura de Luján, el Valle de Uco de los departamentos del Este.

El programa, dio a conocer además, la vida de españoles que radicados en Mendoza, forjaron diversas profesiones y oficios: José Manuel que “ junto a su familia compró una finca en Mendoza y levantó una bodega de la nada”; Eva que de la misma manera que un día voló de su casa en España hoy sobrevuela los maravillosos paisajes de Mendoza en parapente; Aritz quien “viajó hasta Mendoza para casarse con la mujer de su vida y que actualmente trabaja como cocinero en un restaurante de la ciudad” y la madrileña Isabel que abandonó su ciudad y junto a su marido montó una empresa elaboradora de aceite de oliva en el departamento de San Martín.

También, con los paisajes de Mendoza como fondo, el programa da a conocer la vida del José Antonio y Matilde, un enólogo y una enfermera catalana que se unieron en torno al vino mendocino.

La participación en espacios televisivos de gran audiencia, es una acción que se suma a otras estrategias de promoción del Ministerio de Turismo, como la presencia en ferias o workshops, y que pretende captar visitantes de los principales mercados receptivos del mundo.
En el último viaje de promoción de Mendoza en España que realizó el Ministerio de Turismo, el ministro Javier Espina acordó con la producción del programa Españoles por el Mundo, realizar un especial en TVE sobre Gastronomía para el 2015.

Un programa de gran audiencia  ver video:
http://www.rtve.es/alacarta/videos/espanoles-en-el-mundo/espanoles-mundo-mendoza/1673962/

Españoles en el Mundo es un programa de televisión de España producido por New Atlantis que se emite cada lunes, a las 22.15. Dentro del del género televisivo de viajes y entretenimiento, tiene una media de audiencia de unos 3.000.000 espectadores y es, en la mayoría de las jornadas, líder indiscutible.

Exportaciones peruanas de aceituna crecen 13 por ciento en primer trimestre

El potencial de las aceitunas peruanas


El año pasado el valor de las exportaciones de aceitunas sin congelar fue de US$ 22.1 millones, lo que significó una reducción de 17% respecto al 2012.
Medium_aceitunas-negras-verdes
El Perú es el octavo exportador mundial de aceitunas preparadas o conservadas sin congelar, solo superado en la región por Argentina que exporta US$ 119 millones anuales.
En el siguiente cuadro elaborado por Proexpansión se muestra el valor de las exportaciones en los últimos cinco años para la referida partida y lo que se observa es que más o menos se mantiene el mismo nivel de valor de exportaciones con un pico en el 2010.
Larger_aceitunas
¿Qué pasó el 2013 con los envíos de aceitunas?
Se redujo el valor de las exportaciones a Brasil en US$ 5.5 millones, país que junto con Chile y Estados Unidos son nuestros principales mercados de destino.
Brasil es el tercer importador mundial de aceitunas con 109 mil toneladas de importaciones por un valor de más de US$ 120 millones y un mercado cercano que las aceitunas peruanas no pueden dejar de lado, aun cuando se tenga al lado a la competencia de Argentina (cuarto exportador mundial) y, un poco más lejos la de España (primer exportador mundial).
Argentina tiene aproximadamente el 75% del mercado de Brasil, seguido por España con 13% y el Perú con 11%, así que hay una gran oportunidad para incrementar la participación de las aceitunas peruanas.

En 2014  Exportaciones peruanas de aceituna crecen 13 por ciento en primer trimestre


Brasil es principal destino captando el 66 por ciento
Lima, jun. 05. Las exportaciones peruanas de aceitunas sumaron 6.9 millones de dólares en el primer trimestre, lo que representó un crecimiento de 13 por ciento respecto a similar periodo del 2013, cuando el monto ascendió a seis millones, informó hoy la Asociación de Exportadores (Adex). 


La Gerencia de Agro del gremio aseguró que el crecimiento se debió principalmente a la alta producción, y la consolidación del producto en mercados donde ya hay presencia peruana, como Brasil, Estados Unidos y Japón.
Asimismo, proyectó que a partir de junio o agosto se logrará un pico en las exportaciones de aceituna verde.
Destacó este importante crecimiento luego que las exportaciones de aceitunas cerraron el 2013 con una caída de 14 por ciento, ya que el año pasado fue un periodo de “cultivo de cero”, es decir, de poco rendimiento.
Según cifras del Sistema de Inteligencia Comercial Adex Data Trade, en el primer trimestre del año, Perú exportó este producto en cuatro partidas. La más demandada fue “Aceitunas preparadas o conservadas, sin congelar“, que registró un crecimiento de 22 por ciento y representó el 83 por ciento de los envíos totales.
Las otras tres partidas fueron “Aceitunas conservadas provisionalmente” cuyos envíos totalizaron un millón de dólares, lo que implicó una caída de 19 por ciento; “Aceitunas preparados o conservados en vinagre o ácido acético” (65,875 dólares), con un crecimiento de 73 por ciento y “Aceitunas frescas o refrigeradas” (10,000 dólares), con una caída del 72 por ciento.
Las zonas con mejores condiciones para el cultivo del olivo se encuentran al sur de Perú, principalmente Pisco e Ica, en Ica; Bella Unión, La Ensenada, Mejía y Mollendo en Arequipa; Ilo en Moquegua; y Tacna.
Entre enero y marzo de este año las aceitunas se exportaron a un total de 18 países, siendo el principal destino Brasil, que concentró el 66 por ciento del total, con 4.5 millones de dólares, registrando un crecimiento de 26 por ciento.
Adex explicó que el crecimiento se debe a que las exportaciones de los dos principales proveedores de aceitunas a Brasil redujeron sus exportaciones.
Argentina, el más importante, sufrió una mala campaña por “cultivo de cero”, además, enfrento factores colaterales como las políticas de Gobierno que desalientan la inversión en el sector olivícola.
España, el segundo proveedor de aceitunas de Brasil, también se vio afectado debido al elevado tipo de cambio que le restó competitividad a sus empresas exportadoras.
Después de Brasil, Chile es el segundo destino de la aceitunas peruanas con 875 mil dólares, registrando una contracción de 26 por ciento, y otros destinos fueron Estados Unidos, Venezuela, Francia, Reino Unido y Colombia.